Qué preguntaste cuando la cuidad murió?

Para tan su ya vasta y rica obra creadora, tan rica que es del todo imposible comentarla y analizarla con un cierto detalle, sobre todo por lo que se refiere a este último poema, (Que preguntaste cuando la cuidad murió?), largo con mesura construido con casta sutil y noble exigencia. Me parece que el, intenta alcanzar algo tan raro y peligroso inclusivo: transcender la expresión verbal, su estilo tan maduro y sabio, y penetrar en lo oculto, tal vez el cuerpo de lo inefable, para ello es indispensable mucho valor, pero usted lo posee. No le asusta el riesgo. De ahí el premio, anqué logrado a un precio muy caro. Del constante acierto que no existe.

                            SALVADOR ESPRIU