Con un cuerpo dos cuerpos

 Rizzo ha hecho en este poemario un uso simbólico y laberintico de la palabra posesión. Con un cuerpo dos cuerpos, no solo grita y llama; también la levedad es forma de una idea cuando lo posesivo se desborda.

El regreso podría impregnarse de una formula matemática si la inconstancia del termino pasión no la destruye. Destruir o reconstruir. Lo legitimo muere para que nazca un nueva experiencia bien se suceden o se anteceden a si mismas porque una solución geométrica es siempre el resultado de su hipótesis. Construye así su libro de poemas desde una raíz propuesta por sus términos, hasta una ecuación determinada por sus símbolos.