Blackout

Y el viaje termina tras haber dejado la – ultima ciudad fronteriza- y en medio del desierto humano. –Ir al lugar donde no hay regreso: la tierra de nadie-. Así cree el poeta Claudio Rizzo, concluir su itinerario poético –siempre en solitario y en silencio, tal vez en el silencio total.

Que no quera decir poeta? Tal vez recordarnos el silencio de la palabra inhabitable. ¨Lo que fuimos, lo que somos lo que tal vez nunca fuimos. Lo que siempre hemos sido¨. Por ahí han pasado el paraíso y la historia, la conciencia y el olvido, el cuerpo, la soledad, el amor, la cultura, la ciudad, la muerte. Dios siempre en desafío constante con la palabra.

Al final el poema queda perdido, fuera de si, ¿en manos de quien? Solo pervive la mirada del asombro: abandonado y revelación.

questa e' la tua cenere,
questa cenera che buca
le mie mani e diventa sangue antico
come i nostri capelli bianchi,
come i nostri corpi quasi morti,
con le ossa spolpate,
di uomini nudi,
nudi nell'ombra.